La superficie más adecuada para correr

Artículo publicado en hace 3 años

A la hora de correr nos adaptamos sin problemas a cualquier tipo de superficie, sin embargo, debes saber que no todos los suelos son iguales. Ten en cuenta que el asfalto te aporta adherencia, el césped es una superficie muy blanda, y la arena aporta inestabilidad. Por ello es preciso elegir el espacio más adecuado para nuestros entrenamientos.

La superficie más adecuada para correr

A continuación te desgranamos las características de cada terreno, para que puedas valorar sus ventajas e inconvenientes.

Correr por asfalto

Running sobre asfalto

La mayoría de carreras populares transcurren por asfalto, así que si no estás acostumbrado, será preciso que entrenes sobre él para adaptarte. Es posiblemente el suelo menos aconsejable, ya que las articulaciones sufren en exceso por el impacto, y el riesgo de lesión es mayor. No obstante se presenta como la mejor solución para aquellos corredores que tengan molestias en el tendón de Aquiles.

Hay que evitar convertir esta superficie en la principal de nuestras sesiones de entrenamiento. Muchos runners no tienen otra opción que correr por asfalto, por lo que deben ser precavidos para evitar las temidas lesiones. Para que el entrenamiento resulte satisfactorio es preciso utilizar las zapatillas adecuadas y usar una técnica de carrera eficiente.

Correr por la arena de playa

Running sobre arena de playa

En la playa sólo se aconseja correr junto a la orilla del mar, donde la arena se encuentra más compacta. Para ello hay que calzarse siempre las zapatillas, nunca ir descalzos. Sobre la arena suelta y blanda el riesgo de lesión se incrementa considerablemente, debido a la inestabilidad del terreno.

Correr por césped o hierba

Running sobre césped

La mejor opción que existe, sin lugar a dudas, es correr sobre césped, ya que es un suelo bastante blando y homogéneo, siempre y cuando no haya agujeros en él. Aquellos corredores que presenten problemas de fascitis plantar, es mejor que lo eviten. Algo similar ocurre con los caminos forestales, la superficie es bastante blanda y conseguimos una buena amortiguación, pero hay que correr siempre muy concentrado para no tropezar con algunos baches o irregularidades del terreno.

Correr por pista de tartán

Running en pista de tartán

No está pensada para realizar grandes tiradas, sino más bien para hacer series. Este tipo de suelo resulta bastante duro, pero no tanto como el asfalto. Lo podrás utilizar cuando quieras medir un entrenamiento o cuando te ejercites de noche. No te lo recomendamos para el resto de entrenamientos porque te resultará muy aburrido ejercitarte en una pista de 400 metros y al correr en curva también puedes hacer que la cintilla illiotibial sufra más de la cuenta.

Correr en la cinta

Running en cinta

Es quizás la opción que menos utilizamos los runners tradicionales. Está pensada para aquellos que residan en lugares donde el clima anima poco a salir al aire libre. Gracias a este opción podemos correr más calientes en invierno y frescos en verano.

La cinta de correr es una buena opción si tienes previsto alternar sesiones de musculación con ejercicio aeróbico. Es menos dura que el asfalto y tienes a tu favor que en algunas puedes programar el grado de inclinación, algo muy importante si no dispones de superficies inclinadas cerca de tu casa para entrenar cuestas. Como beneficio adicional, la mayoría de estos aparatos te permiten conocer la distancia, las calorías quemadas y el ritmo sin necesidad de usar un reloj deportivo.

Tiene en su contra que puede resultar demasiado aburrida, sobre todo si vas a correr sobre ella más de una hora. No tiene nada que ver entrenar en el interior de un gimnasio con hacerlo en exteriores. Algunas personas consideran que el grado de esfuerzo que se realiza en la cinta no tiene nada que ver con los entrenamientos al aire libre, ya que en el primer caso solo se levantan los pies y no es preciso impulsarse, por lo que el gasto energético real no es comparable.

Correr por el campo

Es un buen terreno para ejercitarse, siempre y cuando se utilice el calzado adecuado. Eso sí, hay que entrenar muy concentrado y pendiente de evitar las caídas o torceduras. Conseguirás huir de la rutina y te llenarás de energía disfrutando de la naturaleza.

Con todas estas propuestas que te hemos planteado, ¿con cuál te quedas tú?

Acerca de Iván García

Periodista todoterreno y runner. Uno de esos locos que sale a entrenar a diario con intención de divertirse y ser cada día mejor. De momento llevo ocho maratones, pero aguardo por nuevos retos. 'Disfruto' con las pruebas de larga distancia.